Papiloma

 Un papiloma es un tipo de verruga plantar, suele ser de origen vírico, por lo que se puede contagiar a otras personas y a uno mismo en otras partes del pie, por lo que hay que tratarlo en cuanto lo localizamos.

Normalmente el tratamiento que seguimos en nuestra clínica intenta que no deje cicatriz, por lo que lo deslaminamos y quemamos con un ácido suave para ir eliminándolo despacio y que no forme un queloide (cicatriz engrosada).

La durabilidad del tratamiento depende de la cepa del virus y del tiempo que lleve en el pie. Hay papilomas que son más resistentes que otros, por lo que no podemos asegurar el número de sesiones que se necesitarán para eliminarlo definitivamente.

Siempre buscamos el mejor tratamiento para una pronta recuperación.

Se denomina papiloma porque al raspar la lesión con el bisturí, se observan unos puntos de color marrón negruzco sangrantes denominados papilas.

Existen más de 100 genotipos diferentes del virus de papiloma humano, pero los que ocasionan las verrugas plantares o papilomas, son los genotipos 1, 2, y 4.

El periodo de incubación puede ir desde 2 hasta 20 meses. En el pie suelen aparecer entre los 6 y 18 meses posteriores a la infección.